imagen Principios básicos para superar el desencanto

Todo soltero con categoría  afirma preferir estar solo que mal acompañado. Que el amor no está hecho para él; ya está cansado de  amargas decepciones, de falsas apariencias o de  experiencias que  solo llevan al fracaso. Engañar a tu madre, a tu  amigo o vecino  es fácil pero por desgracia, todavía no hemos encontrado la manera de engañarnos a nosotros mismos.¿Por qué? Porque Pepito Grillo no se ha ido  de nuestra conciencia, en el caso de tenerla.Este peculiar uso de la razón nos indica  una verdad como un templo : no nos gusta  estar solos. Y para esto no hay nadie mejor como Hitch para explicarlo.

Sí,  yo también me he encontrado con tipos que dicen estar hartos del amor,  que eso no es lo suyo, cómo si fuera lo mismo bombero o policía. Sí, yo también me he encontrado con esos que dicen que el amor es mentira o que es un invento de el Corte Inglés. Sí, yo me he encontrado con uno de esos porque yo también soy uno de esos. Por suerte, hasta hace poco. No he cambiado de opinión porque me haya enamorado sino porque los palos duelen pero despiertan. Qué no, que Cupido no tiene nada en contra de nadie porque no existe: así de fácil. Que los problemas nacen crecen y mueren en  nuestra cabeza y  en el absurdo de creer que el mundo se acaba donde acaba nuestros pensamientos. Y si te han engañado o  no tienes ni idea de cómo ligar  porque eres más invisible que el primo de Casper, piensa un poco. No vayas por ahí culpando al mundo como un niño desencantado diciendo que los Reyes Magos no existen. Eso fastidia. Porque los Reyes Magos existen y el amor también.

Solo quiero  desvelar una verdad muy grande: el amor existe. Y no soy una cursi que canta Colgando en tus manos  porque prefiero tener   los pies e la tierra. El amor existe pero tiene un precio muy caro. Porque el amor no es encontrar una media naranja o un medio bombón de avellanas. Pero también es cierto que Hollywood, Shakespeare, Jane Austen y los hermanos Grimm han tenido gran culpa. Nos han contado lo que el amor no es. Y pretendemos que tenga que ser así. Eso sí que es un engaño. ¿Desde cuándo con un beso se devuelve la vida?¿Existe el señor Darcy? ¿Es el amor tan apasionado como el de Romeo y Julieta? No voy a arruinar la gran aportación de estos literatos, que consiguieron crear un mundo perfecto a través de la lectura, pero sí aviso que Hollywood sabe sacar partido a un par de besos y frases ñoñas.

romeo y julieta

En cierto sentido  existe un desengaño social. Nos alegramos de que una película termine bien o lloramos cuando no es así. Y a veces no aceptamos  la realidad después de una hora y media de película romántica.

El segundo tipo de desencanto desciende al plano personal. Amores platónicos que nunca dejan de serlo, o amores perfectos que se rompen porque la perfección se hace odiosa. También está el amor que se  protege con el apodo de soltero de oro  cuando en realidad es cobarde de oro. Más triste es el desencanto de un amor de rutina, acomodamiento o simple costumbre, siempre haciendo las mismas cosas, comiendo en los mismos bares, el ambiente perfecto para que el único que se quede en la relación sea el silencio.

Y ante este panorama tan desolador, fruto de una sociedad con crisis de valores y todos esos etc melancólicos por tiempos pasados, cabe otra opción. Superar el desencanto. Y  por si no lo hemos dicho, este manual no es de  dar recetas, solo los ingredientes para que la mejor receta sea la tuya. Vamos con algunos ingredientes para dejar de llevar cara de cueva, como dice mi hermano.

1- No pedir peras al olmo. Se pierde mucho el tiempo esperando a que las personas sean como tú quieras que sean. Al pan, pan y al vino, vino, y si  en la comida solo hay pan, compra tu el vino.

2Pensar que puedo aportar yo  y no lo que quiero que me den. Porque está claro que  el amor es cosa de dos y que no se paga con  Mastercard. A lo mejor no vales una mierda, y ni siquiera lo has percibido porque siempre tienes muchos likes en  Facebook. Un poco  de examen aunque no cuente para nota. Un  examen que tenga preguntas como quién soy, qué quiero ser, qué puedo dar  y en qué puedo mejorar. A lo mejor hay preguntas que no queremos responder ¿Estoy preparado  para compartir mi vida o solo quiero diversión  con ese clásico ligue de verano?

3-Confianza: que no eres Caperucita Roja ni te va a comer ningún lobo, que la confianza es el perfecto remedio para dejar de ser tú y  empezar a ser más nosotros. Saber que el otro no te va a decepcionar no te lo garantiza nadie, por eso la confianza es riesgo  y a la vez tranquilidad.

4c80d4b0f18a25c51326e70382196e05Es hora de darle la vuelta a la tortilla, que la parte quemada no se la come nadie. De nada sirve quedarse con el daño que esa persona te hizo, es mejor pensar el bien que te ha hecho, porque te has dado cuenta de muchas cosas. Ya no vives como una princesa encantada sino como una tía encantadora, y eso no tiene precio.  Es de sobra conocido que de los errores se aprende, que de la necesidad se hace virtud y que de   los desencantos o fracasos  se puede sacar mucho partido.

AVISO:  esto no es un manual de ligue rápido aplicable para noches de discoteca sin control. Los que quieran rollo que vean Salvame, aquí se apuesta por  relaciones que nacen con perspectiva de futuro y no  por  ligues que mueren en una noche.

Por eso los que vayan por ahí rompiendo la magia  de la Navidad o del amor que se vayan a otra parte. Porque quien dice no creo en el amor en realidad dice:  no creo en Laura Gómez que me partió el corazón.  Lo siento, pero  no tiene sentido gramatical la expresión no creo en el amor. Muy poca perspectiva tienen esas personas que generalizan  sus vivencias. Porque la vida crece entre los matices y que el mundo no se acaba en el  rechazo de Laura. Los que digan que el amor no existe que cambien de frase y sean un poco más sinceros y digan: no creo que nadie me quiera, porque  lo que tengo es  un miedo infinito al rechazo y  una autoestima pisoteada por el orgullo personal. Y así es como algunos acaban con muchos gatos y pocos besos  porque se olvidan de llamar a las cosas por su nombre, pensando que se pueden engañar a sí mismos.

La Diogénes del amor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s